Reclamar la paternidad

Ante la negativa del padre o de sus otros descendientes legítimos en reconocer los hechos, se puede presentar demanda de paternidad. Esta se presenta ante la jurisdicción civil, que se tramitará conforme a los trámites de un juicio verbal. La demanda de reclamación de paternidad se presenta en el Juzgado de Primera Instancia correspondiente al domicilio del demandado.

¿Quién puede demandar?

Podrá demandar: el hijo mayor de edad, la madre en caso de que el hijo sea menor de edad, el representante legal del menor o el Ministerio Fiscal. La reclamación no prescribe, es decir, podrá reclamar la paternidad en cualquier momento.

No obstante, no es suficiente para que se admita a trámite la demanda de paternidad una afirmación, sino que es necesario presentar un principio de prueba. Es decir, hay que tratar de demostrar que hubo una relación íntima entre la madre y el presunto padre en el momento de la concepción del hijo. Aunque, hay otras opciones para aportar pruebas como un relato verosímil, mensajes de móvil, de correo electrónico, cartas manuscritas entre la madre y el presunto padre, fotos, etc., lo decisivo es una prueba de ADN.

¿Puede negarse el demandado a someterse a una prueba biológica?

Es cierto que el demandado puede negarse a someterse a una prueba biológica de paternidad, pero las consecuencias de tal negativa, si es injustificada, puede permitir al tribunal declarar la filiación reclamada siempre que haya otros indicios significativos de la paternidad.

El Tribunal Supremo ha establecido los supuestos en los que puede existir una negativa justificada del demandado a someterse a una prueba de paternidad:

  • Cuando no exista ningún indicio de que el demandado ha mantenido relaciones sexuales con la demandante.
  • Cuando no exista indicio de la relación entre las partes.
  • Imposibilidad de haber mantenido relaciones sexuales por hallarse en prisión o de viaje en la fecha de la concepción.
  • Por mostrar el demandado su infertilidad.
  • Cuando la realización de tal prueba supusiese un grave riesgo para la salud del demandado, lo que deberá se acreditado con informes médicos.

 

¿Pero qué pasa si el presunto padre hubiera fallecido?  El Juez podrá acordar la prueba biológica entre los hijos legales del fallecido y el presunto hijo.  Los hijos legales se pueden negar, pero en ese caso el Juez podrá acordar la exhumación del cadáver. Y los hijos legítimos no podrán negarse a ello.

 

Y ¿Si es el hijo no reconocido quien ha fallecido? Sus hijos pueden reclamar la filiación, siempre que no hayan pasado más de 4 años desde que el fallecido haya cumplido 18 años, o no haya pasado más de un año desde que se descubrieron las pruebas de la presunta paternidad.

 

 

El Registro Civil – Estado civil (mjusticia.gob.es)

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *